Piedras calientes
  • Piedras calientes

Masaje con piedras calientes.

35,00 €
Impuestos incluidos

Esta terapia combina el masaje con la aplicación sobre la piel de piedras a distintas temperaturas, ubicándolas en los puntos claves para facilitar que fluya la energía vital y aliviar así, trastornos físicos y emocionales.

Las piedras empleadas son de origen volcánico con lo que, además de mejorar el flujo de nuestra propia energía, nuestro organismo recibirá energía procedente de la tierra.

TIEMPO: 60 MINUTOS

Personalización del producto

No olvide guardar su personalización para poder añadirla al carrito
  • 250 caracteres como máximo
Cantidad

El masaje con piedras calientes no tiene solo un origen asiático. Desde hace miles de años, diferentes civilizaciones han utilizado las propiedades de las piedras a diferentes temperaturas para aliviar distintas molestias. En china, la dinastía Shang (1766-1046 a. C.) fue de las primeras en aprovechar las propiedades terapéuticas de las piedras, con uso medicinal.

Los romanos, aplicaban también las propiedades de las piedras en beneficio de su salud:  tomaban baños calientes y tras éstos se tumbaban sobre el mármol frío para relajarse y aliviar dolores corporales.

Los monjes japoneses se aplicaban piedras calientes sobre el vientre par así favorecer el ayuno, aliviando los calambres abdominales que éste les producía.

En América, las antiguas civilizaciones mayas utilizaban también piedras volcánicas calientes, sobre el abdomen, para aliviar los dolores menstruales.  Esta forma de terapia calmante también se remonta a las tradiciones japonesas, así como las de la India oriental.

El concepto La-Stone significa piedra de lava y viene del uso de las piedras volcánicas de Hawaii. La “la” en la denominación La-Stone coincide con la palabra tibetana Energía de la vida. Los antiguos kahuna (antiguos sacerdotes Hawaianos) utilizaban este masaje combinado con el masaje Lomi Lomi Nui.

Propiedades

- Reducción y alivio del dolor mediante la acción directa que se ejerce sobre los puntos encargados de transmitir la sensación de dolor a los receptores nerviosos que nos hacen ser conscientes del mismo.

- Eliminación de las toxinas de la piel a través de la sudoración, que se produce a causa de la alta temperatura de las piedras.

- Mejora del sistema circulatorio, gracias a la diferencia de temperatura de las piedras y a la acción del masaje; la combinación de ambos factores hace que nuestra circulación sanguínea se active.

Beneficios

- Bienestar general de nuestro organismo

- Mejora las funciones de nuestro organismo, reduce los dolores crónicos (óseos y musculares) y ayuda a equilibrar el sistema nervioso y el circulatorio.

- Nos ayuda a relajarnos, pues mediante el correcto flujo de la energía, armonizamos cuerpo, mente y espíritu, y esto permite reducir los niveles de estrés.

- Efectos estéticos visibles, ya que revitaliza, oxigena e ilumina la piel. Esto es una consecuencia de la mejora de la circulación sanguínea y de la eliminación de toxinas, que contribuyen a reafirmar los tejidos y hacen que la piel tenga un aspecto mucho más terso y saludable.

Este tipo de terapia está especialmente recomendada en aquellos casos de problemas nerviosos como el estrés, ansiedad e insomnio, para los problemas circulatorios y para aliviar los dolores musculares y articulares, así como en los tratamientos de belleza

RECOMENDACIONES:

Para este tipo de masaje es recomendable trasmitir al terapeuta toda aquella información sobre lesiones y molestias recientes como pasadas, así como toda la información posible referente a nuestro estilo de vida, hábitos posturales, ya sean durante el desarrollo de la actividad profesional, al realizar algún deporte o durante el descanso.

Recordar que se trata de un masaje para relajar y aliviar tensiones. Para curar y rehabilitar patologías, lesiones etc., debe ser un médico especializado quien establezca la diagnosis y el tratamiento específico a realizar.

piedras60